El lugar de encuentro de los católicos en la red
Ir a Catholic.net
Importante: Estos foros fueron cerrados en octubre de 2005, y se conservan únicamente como banco de datos de todas las participaciones, si usted quiere participar en los nuevos foros solo de click aquí.
Psicología cristiana

 Regresar  |  Ve al Tema  |  búsqueda  |  Log In   Tema más Actual  |  Tema más Antiguo 
 EL PERDON.
Autor: Rey Zen (80.102.88.---)
Fecha:   02-24-04 07:05


La curación interior de las raíces lleva consigo un proceso de perdón a todos los que nos lastimaron o no nos dieron lo que necesitábamos. Por todo esto es necesario hablar claramente del perdón.
Comenzaremos por preguntarnos: ¿Qué es el perdón? Desde el punto de vista psicológico es la clave de la salud integral del ser humano. Cuando no perdonamos, se afecta nuestro cuerpo, nuestra mente, nuestras emociones y también nuestro espíritu.
Desde el punto de vista espiritual es una gracia, quizá una de las más necesarias que Dios pone a disposición del hombre. Y es también condición para la salud espiritual.
Nosotros sostenemos que el hombre, por sus propias fuerzas, no puede perdonar de corazón a aquellos que lo han lastimado.
Empezaremos por aclarar que existe un perdón superficial. Cuando perdonamos así decimos que: "Perdonamos, pero no olvidamos", "que perdonamos pero no queremos oír hablar de la persona" y además no desperdiciamos ninguna oportunidad para hablar negativamente de quien nos lastimó. Este es un perdón a medias o un perdón "a lo humano".
El perdón de corazón consiste en "cancelar la deuda". Empieza por una decisión de la voluntad que dice: "Yo quiero perdonar al que me ha ofendido", y pasa por varias etapas que iremos explicando.
Para nosotros los cristianos, el perdón nos lo enseñó Jesús en la Cruz, cuando, al entregar su vida por nosotros, dijo a los que habían causado su muerte: "Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen". Este es el ejemplo de perdón más grande que ha conocido la humanidad. De aquí se desprende para todos nosotros no sólo el ejemplo, sino la gracia que nos ayuda a perdonar.
Cuando no perdonamos encadenamos a tres personas: a nosotros mismos, al que nos ofendió y a Dios. A nosotros mismos porque nos cerramos al amor de Dios, al otro porque le impedimos que le llegue el amor, y a Dios, porque al retener el perdón al otro, lo bloqueamos para recibir Su Amor.
Al tomar la decisión de perdonar, que, como ya dijimos, empieza en la voluntad -aun cuando nuestros sentimientos sean muy negativos- abrimos la puerta para que el amor de Dios llegue a nosotros y al otro y nos transforme.
Por eso fue que Jesús dio una regla al cristiano: "Ama a tus enemigos, ora por los que te persiguen, haz el bien a los que te aborrecen". Y nunca, dijo: "Si la falta o la herida es pequeña" o "en tal o cual caso solamente". El sólo dijo: "Perdona a los que te ofenden" y cuando le preguntaron, ¿cuántas veces? Él contestó: "Setenta veces siete", que quiere decir: Siempre.
El sabía lo importante que es el perdón para los demás y para nosotros. El sabía que es la clave de 1a salud integral del ser humano. Hay que perdonar al otro no porque se lo merece, sino porque lo necesita tanto él como nosotros.
Hemos visto que tenemos muchas heridas causadas por diversas personas significativas, que a lo largo de la vida no han podido darnos amor incondicional. La mayoría de estas heridas no fueron voluntarias. Son producto de una serie de limitaciones humanas de varias personas con las cuales nos hemos relacionado.
En el proceso de autoconocimiento y de curación interior, ha ido saliendo todo esto a la luz, y hemos tomado conciencia de nuestra realidad. Para que puedan sanar nuestras emociones, nuestra mente y nuestro espíritu, tenemos que pasar por un proceso de perdón. Este es un paso importante que abre la puerta a la salud completa.

Cuando nosotros aceptemos que no podemos perdonar de corazón con nuestras propias fuerzas, habremos dado un gran paso, podremos decir: "Dios mío, danos tu gracia".
Después decidiremos si "queremos" perdonar. Para este momento ya debemos conocer, ¿qué vamos a perdonar? Y ¿a quién? Pues muchas veces es tan grande el dolor que nos bloqueamos o negamos para no sufrir y esto nos impide ver la realidad.
Cuando hablamos de la curación de las emociones vimos que a la mitad del proceso llegaba el momento de perdonar. Aquí quedaba pendiente el proceso de curación hasta que nosotros tomáramos la decisión de perdonar y para que entonces pudiéramos ver la verdad con toda claridad.
Este es el paso que debemos dar dentro del manejo de las emociones para poder sanar. Este perdón es el perdón inicial o el perdón de la voluntad.
Sin embargo, muchas veces es tan profunda la herida que no podemos sentirnos en paz y muchas veces parece que tenemos una regresión por tanto dolor acumulado que no sabemos manejar. En estos casos es muy importante saber que para perdonar de corazón hay que pasar por un proceso.
Mathew Linn y Dennis Linn en su libro Sanando las heridas de la vida a través del perdón nos descubren las etapas de ese proceso. Dicen que perdonar es como morir y que para perdonar hay que pasar por los mismos cinco pasos que viven los moribundos.
Las etapas son: negación, enojo, regateo, depresión y aceptación. No son automáticos ni son siempre de la misma duración. Tampoco es necesario que las personas pasen por cada etapa en orden. Algunas pasan de la primera a la última o pueden pasar de la primera a la tercera y después regresarse antes de avanzar de nuevo. La meta del proceso de perdón es la aceptación. Cuando hemos llegado a esta etapa se puede decir que hemos perdonado de corazón.
Vamos a explicar en que consiste cada etapa:
1. Negación. No podemos aceptar la realidad. "Yo no tengo nada que perdonar a nadie." "A mí no me ha lastimado ninguna persona."
2. Enojo. Nos damos cuenta de que sí nos han ofendido y empezamos a culpar al otro. "¿Por qué a mí?". "¿Qué le he hecho?". "No es justo que me lastimen tanto.”
3. Regateo. Ponemos nuestras condiciones para perdonar. "Si cambiara la perdonaría". "Si me prometiera no volver a hacerlo, aceptaría perdonar". "Si se arrepintiera, podría hablar de perdón."
4. Depresión. Nos culpamos a nosotros mismos, y decimos: "¿Por qué me dejé lastimar tanto?". "¿Cómo es que sigo tan enojado?". "¿Por qué no acabo de sentirme en paz?"
5. Aceptación. Por fin decimos: "Sé que no va a cambiar, pero eso no me corresponde a mí". "Acepto perdonar con Jesús". "Acepto su gracia". "Perdono porque no sabe lo que hace."

Aquí se cierra el círculo del perdón. Este perdón es un regalo de Dios. Es su amor generoso y compasivo en acción. Es el amor misericordioso de Dios que me mueve a actuar como Él.
Para empezar a recibir salud, basta decir: "Quiero perdonar". Dios honra el deseo de mi voluntad. Si después voy pasando de una etapa a la otra, no debe extrañarme. Esto no significa que no haya yo perdonado, sólo quiere decir que soy humano y necesito tiempo para llegar al perdón de corazón. Debo tener paciencia conmigo mismo. El perdón prematuro a veces no es auténtico.
Perdonar es decir "sí quiero". Perdonar es orar por los enemigos.
Perdonar es hacer bien a los que me ofenden. Perdonar es amar con Jesús.
Perdonar es olvidar las ofensas.
Hay una oración que damos a las personas que han descubierto que deben perdonar y que han decidido hacerlo. Les pedimos que la repitan todos los días hasta que lleguen al final del proceso y puedan recibir la gracia que Dios da a quien se la pide.
En nombre de Jesús yo perdono a (decir el nombre) por todo el mal que ha hecho consciente o inconscientemente, voluntaria o involuntariamente y le pido a Dios que lo bendiga.
Amén.

Nuestras emociones podrán sanar cuando perdonemos. También somos libres porque no nos ata el resentimiento. La curación interior de las raíces se hace realidad y podemos gozar de la paz profunda y la alegría que son signo de la verdadera felicidad.

 
 Re: EL PERDON.
Autor: tania garza hernandez (---.prod-infinitum.com.mx)
Fecha:   04-27-04 03:07

te felicito por el documento de EL PERDON

dotaniagh

 
 Re: EL PERDON.
Autor: Ma. Luisa Camacho (---.rgv.rr.com)
Fecha:   05-01-04 01:24

Felicidades. Este documento de el perdon me ha ayudado a hacer conciencia de algunos sentimientos que yo tenia por algunas personas que me han ofendido y me va a ayudar a saber perdonar de corazon Muchas Gracias

Ma.Luisa Camacho

 
 Re: EL PERDON.
Autor: Rey Zen (62.37.237.---)
Fecha:   08-13-04 19:12

Reinsertar... Miguel A.

 
 Re: EL PERDON.
Autor: Roberta Castro (192.136.45.---)
Fecha:   08-17-04 12:01


Hola a todos y todas

Rey Zen, además de muy aleccionador su compartir sobre el perdón que me identifico con Usted, retomo algo de lo que escribió:

"Cuando no perdonamos encadenamos a tres personas: a nosotros mismos, al que nos ofendió y a Dios. A nosotros mismos porque nos cerramos al amor de Dios, al otro porque le impedimos que le llegue el amor, y a Dios, porque al retener el perdón al otro, lo bloqueamos para recibir Su Amor".

Sabe a mi me ha pasado, esto que Usted sabiamente describe; lo he vivido tal como lo espresa en este párrafo y cuando he soltado a la persona, me libero yo y hago las pases con Dios, de lo contrario lo ofendo, no lo amo, igual hago conmigo y con la otra persona.

Gracias por colocar este mensaje tan importante y realista.

Yo soy codependiente, enferma de mis emociones y eso altera todos mis sistema: físico-espiritual-psicológico y muchas veces, no se como comportarme ni conmigo misma, el admitir que tengo este problema, que me vuelve ingobernable mi vida (intolerancia, gritar en vez de hablar, auponer que andan pensando, haciendo o diciendo cosas de mi otras personas) por conjeturas mías que no son realidades, me resiento, especulo, sufro, cambio de modo de ser con las o los que pienso que hacen eso, es una locura y no me gusta sentirlo.

Entonces, el perdonarme a mí misma de tanta distorsión de mis sentimientos, me hace acudir a Dios, para que me ayude a solventar todo el daño que le he ocasionado a él, a mi misma y a terceros. Hay veces por pecados de pensamientos nada más.

Afectuosa en Cristo; Roberta

 Vista en eslabones   Tema más Actual  |  Tema más Antiguo 


Importante: Estos foros fueron cerrados en octubre de 2005, y se conservan únicamente como banco de datos de todas las participaciones, si usted quiere participar en los nuevos foros solo de click aquí.

Copyright 2003 - 2005 (c) Catholic Net, Inc. Todos los derechos reservados.
Ir a Catholic.net