El lugar de encuentro de los católicos en la red
Ir a Catholic.net
Importante: Estos foros fueron cerrados en octubre de 2005, y se conservan únicamente como banco de datos de todas las participaciones, si usted quiere participar en los nuevos foros solo de click aquí.
Músicos Católicos

 Regresar  |  Ve al Tema  |  búsqueda  |  Log In   Tema más Actual  |  Tema más Antiguo 
 Bach y Mozart...
Autor: Pedro Casado Navarro (80.58.13.---)
Fecha:   02-17-05 08:39

Después de muchos años de lecturas, por un lado, y de escuchar mucha música clásica por otro, he llegado a la conclusión de que el vocabulario de la prosodia y de la forma poética, de la tonalidad y de la cadencia lingüísticas, coinciden deliberadamente con el de la música.

Desde Arión y Orfeo a Hölderlin y Rilke, el poeta hace canciones y canta
palabras.. La poesía lleva hacia la música, se convierte en música, cuando
alcanza la intensidad máxima de su ser. Por ejemplo, en los "Himnos a la
Noche" de Novalis, vemos cómo la prosa lírica de esta obra breve, densa y
sublime, gira en torno a una metáfora de musicalidad cósmica e imagina el
espíritu del hombre como una lira (arpa de diez cuerdas..) tocada por la
gracia divina. El vate alemán (auténtico trovar-clus) trata de exaltar el
lenguaje hasta ese estado de oscuridad rapsódica, de disolución nocturna
desde el cual puede pasar con mayor naturalidad hacia la luz, hacia el
canto.. ¡Y es que, en puridad, nada puede igualarse a la música! Son muchos mis compositores favoritos [Haendel, Palestrina, Tomás Luis de Victoria, Cristóbal de Morales, J. Desprès, Haydn, Beethoven, Schubert, Brahms, Schumann, Liszt, Chopin, Vivaldi, Bruckner, Elgar, Faurè, Gounod, Wagner, Dvorak, Smetana, Vaughan Williams, Grieg, Sibelius, Monteverdi, Glück, H. Purcell, Bellini, Donizetti, Verdi, Puccini, Bizet, Berlioz, Tchaikovski,
G. Mahler, R. Strauss.....], pero por los que siento una auténtica pasión
melómana y espiritual son BACH y MOZART.

La producción musical de Johann Sebastian BACH es inmensa. Las dos Pasiones (según san Mateo y San Juan), el Magníficat, las Cantatas, los Conciertos de Brandenburgo, las Variaciones Goldberg, las Suites para violoncello, el Arte de la Fuga (órgano), la Misa en B minor, etc, etc, etc. ¡Cómo os aconsejo escuchar esta música sublime, inmensa! La humanidad no ha conocido otro genio que haya presentado con un mayor pathos el drama de la caída en el tiempo y la nostalgia del paraíso perdido. Las evoluciones de su música -profundamente religiosa- dan una grandiosa sensación de ascensión en espiral hacia los cielos. Con Bach, ciertamente, nos sentimos a las puertas del paraíso; nunca en él. La presión del tiempo y el sufrimiento del hombre caído en el tiempo amplifican la añoranza de mundos puros (esa 'sed de plenitud' de la que hablaba Santa Teresita), pero no nos transplantan a ellos. El pesar por el paraíso es tan esencial en esta música que, fijaos bien, hasta los críticos musicales y los analistas más eminentes (inclusive los biógrafos, recopilando documentos testimoniales..) se han preguntado si Bach tuvo alguna vez otros recuerdos que no fueran los del paraíso. Una inmensa e irresistible llamada resuena proféticamente en la música de Bach, y ¿cuál es el sentido de esa llamada sino sacarnos de este mundo? ¡Porque con Bach, efectivamente, nos elevamos dramáticamente hacia las alturas!. Quien en el éxtasis de esta música no haya sentido lo transitorio de su condición natural y no haya vivido la serie de mundos posibles que se interponen entre el paraíso y nosotros, no entenderá nunca por qué sus tonalidades están constituidas por besos de ángeles.. Lo trascendente tiene en Bach una función tan importante que nos muestra de una manera clara que, todo cuanto le es dado vivir al hombre tiene sentido únicamente en relación con su condición en el más allá.

Bach, por consiguiente, nos invita a una cruzada para descubrir en el alma
humana, más allá de las apariencias, el recuerdo de un mundo divino. Toda
la música de Bach evoca, por ello, la tragedia de la Caída. El exilio terrenal de los hombres es su motivo y su sentido oculto.. De ahí que a Bach sólo podamos entenderlo cuando nos alejamos de nuestra condición actual (y de la turbamulta de este ruidos e inarmónico mundo) y nos instalamos en nuestro primer recuerdo. En puridad, su música se encarga de realizar en nosotros esa inefable anamnesis.

Acongojado por la caída en el tiempo, Bach solo vio la eternidad. El pathos
de esta visión consiste en representar musicalmente el proceso de ascensión a la eternidad (en espiral, naturalmente), y no la eternidad en sí misma. Una música, por ende, en la que no somos eternos, sino que lo seremos. -Dice Santa Teresita: "La eternidad no tiene ni límites, ni fondo, ni
orillas..." La ETERNIDAD es la ruptura completa del tiempo y la entrada, no
en otro orden de existencia, sino en un mundo sustancial y radicalmente
diferente. A la visión cristiana de la discrepancia absoluta entre tiempo y
eternidad, Bach le dio un perfil sonoro. La eternidad no es concebida como
una infinidad de instantes [esto es el infinito, que es una especie de
"eternidad en el tiempo", una "totalidad inmanente en el devenir", y que
para nada tiene que ver con la eternidad en su sentido escatológico..],
sino como un instante sin centro y sin límites, un Eterno Ahora (en feliz
expresión de San Agustín). El Paraíso es, pues, el instante absoluto, un
momento redondeado en sí mismo, en el que todo es 'actual'.. -Dice Santa
Teresita: ".. El tiempo es sólo una ilusión, un sueño. Dios nos ve YA en la
gloria y goza de nuestra beatitud eterna.."-

Si con Bach lloramos el paraíso perdido, con MOZART estamos en el paraíso.
Por eso, Wolfgang Amadeus Mozart es el non plus ultra, el culmen de la
belleza musical. A pesar de morir joven, la producción musical mozartiana
es también inmensa -gracias a su genial precocidad-. Diez conciertos, cuarenta y dos sinfonías, sus óperas principales ["La Flauta Mágica"; "Don Giovanni"; "Las bodas de Fígaro"; "El rapto del serrallo"; "Cosi tan futte"; "La clemenza de Tito"...], el celebérrimo "Requiem", la "Misa en C major" (o Misa de la Coronación), etc, etc, etc.

¡Con Mozart, ya sí estamos en el paraíso! Su música es realmente mirífica, paradisíaca. ¡También os sugiero que la escuchéis! Sus armonías son un baile de luz en la eternidad. De la música mozartiana podemos aprender perfectamente lo que significa la gracia de la eternidad: un mundo sin tiempo, sin dolor, sin pecado... - Si Bach nos hablaba de la tragedia de la caída; Mozart nos habla de la glorificación de los hombres en el cielo. Esta cristificación está tejida -en su música- de serenidad y transparencia, juego de colores. La evolución en espiral de la música de Bach indicaba, como antes os dije, en su mismo esquema, una insatisfacción con el mundo, con lo que se nos ha dado, una sed de conquistar la pureza perdida. Sin embargo, la espiral -y esto es muy importante- no puede ser el esquema de la música paradisíaca, porque el paraíso es el límite final de la ascensión: más arriba ya no es posible llegar...

En Mozart, la ondulación significa la apertura receptiva del alma al esplandor paradisíaco. La ondulación es, por así decirlo, la geometría del
paraíso, como la espiral es la geometría de los mundos interpuestos entre
la tierra y el paraíso. -Hay algo, hermanos y hermanas en Cristo, que martillea incesantemente mi cerebro, que me seduce y me roe el alma a un tiempo, y se trata de aquello que escribió el poeta francés Mallarmé sobre las primeras composiciones de Mozart, sobre los primeros minuetos que compuso a los seis años: "El hecho de que un niño haya podido vislumbrar semejantes armonías es una prueba de la existencia de Dios y del paraíso por el anhelo.." Tenía razón Mallarmé; toda la música de Mozart, pura y aérea, nos transporta a otro mundo y tal vez a un recuerdo.. ¿No resulta dehecho extraño que, purificados por ella, vivamos todas las cosas como recuerdos que nunca se convierten en lamentos? ¿Y eso por qué? Porque el mundo de Mozart, el que su música nos ofrece, posee la misma consistencia que los recuerdos; es inmaterial. Se ama la música celestial de Mozart, amigos y amigas, porque priva a la vida de su dirección entrópica y declinante, convierte el entusiasmo en vuelo y sus alas son portadoras de fortuna y no de fatalidad. ¿Quién podría decir donde termina la gracia y empieza el sueño? Esta música de ángeles me ha hecho descubrir, entre otras cosas, una categoría nueva: el estado de 'suspensión', de 'planeamiento', de 'trance'. En este estado he aprendido de verdad lo que es la profundidad de las serenidades.. Y si admiro profundamente a Mozart es porque él me ha enseñado con su música lo que yo podría ser si no fuera obra del dolor; esto es, como seré con el cuerpo resucitado y glorificado, en el paraíso. Sé, pues, que cuando muera, sus armonías no me serán extrañas para siempre, ya que la 'música oficial' del paraíso es la suya. De esto seguro estoy; tan seguro como de que no cometo una irreverencia al afirmarlo. -En la música de Mozart están contenidos, de facto, todos los símbolos de la felicidad suprema y eterna: la ondulación,
la transparencia, la pureza, la serenidad...

Sólo puedo decir, ya para terminar, pues me faltan palabras para describir
lo que la música de Mozart significa para mí, que las melodías mozartianas
tienen su plenitud en la más alta tonalidad del alma, sobre las cimas donde
florece el ígneo lirio del Amor Eterno...

Pedro

 
 Re: Bach y Mozart...
Autor: Isadora (200.46.205.---)
Fecha:   02-23-05 20:17

¡Bravo hermano!

Nunca mejor dicho, yo soy muy poco prolija con las palabras y además no tengo buen oido para la música, sin embargo este tipo de creaciones estan hechas para el alma y el corazón, son sublimes y como bien dices nos elevan a los cielos, en lo personal me gusta muchísimo la tocata y fuga en re menor de Bach y el consierto para violín de Mozart, entre otras.

Hasta pronto.

 
 Re: Bach y Mozart...
Autor: Martín Jesus Pacheco Ochoa (200.64.63.---)
Fecha:   02-24-05 21:58

Hola Pedro!

Bienvenido al foro. Gracias por compartir estos bellos puntos de vista. Y si, Mozart, siempre Mozart. Un referente en música, quizá, en cuanto a genio musical, el más grande. Me gustan sobremanera 3 de sus obras: Misericordis Domine, Laudate Dominum, y el celebérrimo Ave Verum Corpus. Este último por cierto transparentando en su factura la polifonía clásica. Hasta pronto. Bendiciones.

"ALABAD AL SEÑOR QUE LA MÚSICA ES BUENA..."

Hermano en Cristo

MARTÍN JESÚS

 
 Re: Bach y Mozart...
Autor: Berserker (201.139.138.---)
Fecha:   02-27-05 17:41

Orale!!! Que buena onda!! Yo también soy fan y admirador del gran Wolfgang Amadeus Mozart!! Me encanta también Bach y el gran Beethoven, pero mi favorito y mi heroe musical es Mozart.


Estoy totalmente de acuerdo de que cuando escuchas a Mozart te sientes en el cielo.


Felicidades por tan excelente comentario.


Un abrazo y bendiciones.


ROGELIO

 
 Re: Bach y Mozart...
Autor: Humberto Vivanco Maldonado (200.65.0.---)
Fecha:   03-05-05 13:33

Me entristece mucho leer esto y recordar algo que me pasó hace algún tiempo, ya que poco antes de la misa me puse a ejecutar en el órgano "Jesús Alegría de los hombres" de Bach, y el párroco llegó al coro como un exhalación a exigirme silencio... no podía tocar eso, porque "Bach no era un músico católico".

Comparto con ustedes esta experiencia, en espera de que mucha gente reflexione al respecto y aprecie la hermosa luz de una musical dirigida a Dios, Nuestro Señor.

Un saludo desde el caribe mexicano.

 
 Re: Bach y Mozart...
Autor: Berserker (200.95.149.---)
Fecha:   03-11-05 23:02

Humberto, que mala onda eso que platicas, desgraciadamente a veces los mismos católicos llegamos a ser los principales obstaculos para que la palabra y obra de Dios se difunda, por andar etiquetando todo.

Dios le dio a Bach un don increible y su muy personal manera de alabarlo.

Creo que eso es lo mas importante de todo.


Saludos.


ROGELIO

 
 Re: Bach y Mozart...
Autor: Martín Jesus Pacheco Ochoa (200.79.253.---)
Fecha:   03-12-05 01:28

Hola Humberto!

Hace falta formación litúrgico-musical en toda la Iglesia. Algunos sacerdotes incluídos según nos cuentas. Bach compuso uno de los monumentos sonoros más sublimes en honor de nuestra Madre Santísima María. Su imponente Magnificat en Re. Quede como muestra de su piedad Mariana, aunque èl haya sido luterano.

Bendiciones.

"ALABAD AL SEÑOR QUE LA MÚSICA ES BUENA..."

Hermano en Cristo

MARTÍN JESÚS

 
 Re: Bach y Mozart...
Autor: Humberto Vivanco Maldonado (201.138.64.---)
Fecha:   03-15-05 10:40

Rogelio, Martín... muchas gracias por sus comentarios. Me alegra saber que hay puntos de vista coincidentes pero a la vez me inquieta, ya que esta apreciación es tanto como desechar la opinión de un sacerdote.

En una ocasión tuve una agria plática con un fraile franciscano, quien para dar por concluida la charla me dijo: "Yo soy Cristo, y tú no eres nadie" lo cual me enfureció, no tanto por el comentario sino por lo revelador que es el escudarse para pretender tener siempre la razón.

La cuestión es que nunca he permitido que este tipo de asuntos trascienda hacia los niños miembros de mi coro, pero... ¿cómo explicar a los niños estas cuestiones? Creo que es harto difícil, sobre todo en parroquias donde tenemos sacerdotes que dicen literalmente ser Cristo.

Una vez más agradezco sus comentarios y su orientación al respecto, ya que temo ser un rebelde.

Saludos afectuosos.

 
 Re: Bach y Mozart...
Autor: Patricio_2005 (62.14.144.---)
Fecha:   03-17-05 17:13

Hola a todos:

Queridos amigos, vamos por partes, Bach no es un compositor católico, y sus obras en consecuencia no lo son tampoco, se que es un compositor genial, un portento, sí, pero sus cantatas y oratorios siguen la liturgia luterana, los textos de sus composiciones sacras no son los evangelios, sino las adaptaciones que de éstos hicieron poetas luteranos (como Christian Friedrich Henrici, escritor de "la Pasión según san Mateo"), incluso tomó textos del propio Lutero para sus cantatas. Evidentemente sus composiciones se basan en los evangelios, claro, porque Bach era cristiano, pero no católico, y así hizo de "altavoz" para propagar la reforma luterana.

No seré yo quién descalifique a Bach, ni lo hago ni lo pretendo, pero es comprensible que ante semejantes antecedentes algunos no vean apropiado el uso de la música protestante de Bach en la Iglesia.

Sé que no tengo porqué justificarme pero soy un entusiasta seguidor de la música clásica y Bach se encuentra entre mis compositores favoritos, también Mozart.

Sin más me despido de vosotros.

Recibid un cordial saludo,

Patricio__2005

 
 Re: Bach y Mozart...
Autor: Martín Jesus Pacheco Ochoa (200.64.63.---)
Fecha:   03-18-05 21:36

Hola Patricio!

Me parecen muy puntuales tus precisiones al respecto de la música de Bach. Y no me parece que lo descalifiques.
Sin embargo, siendo la Iglesia Luterana la que lo acunó, es sorprendente la consonancia digamos "teológica" de su música con nuestra fe católica en obras como su Magnificat y la imponente obra organística, la cual por cierto, es base del estudio técnico de los ejecutantes de órgano tubular, y parte insustituible del repertorio ejecutado en templos católicos sobre todo en Conciertos. La línea que desgraciadamente nos separa de los hermanos luteranos de repente parece desaparecer. Ojalá pronto lo que logra su música se haga realidad para que todos seamos uno. Bendiciones.

"ALABAD AL SEÑOR QUE LA MÚSICA ES BUENA..."

Hermano en Cristo

MARTÍN JESÚS

 Vista en eslabones   Tema más Actual  |  Tema más Antiguo 


Importante: Estos foros fueron cerrados en octubre de 2005, y se conservan únicamente como banco de datos de todas las participaciones, si usted quiere participar en los nuevos foros solo de click aquí.

Copyright 2003 - 2005 (c) Catholic Net, Inc. Todos los derechos reservados.
Ir a Catholic.net