El lugar de encuentro de los católicos en la red
Ir a Catholic.net
Importante: Estos foros fueron cerrados en octubre de 2005, y se conservan únicamente como banco de datos de todas las participaciones, si usted quiere participar en los nuevos foros solo de click aquí.
Temas Controvertidos

 Regresar  |  Ve al Tema  |  búsqueda  |  Log In   Tema más Actual  |  Tema más Antiguo 
 El traje eclesiástico: ¿deben los sacerdotes vestir como tales?
Autor: guillermo juan morado (---.58.24.107.proxycache.rima-tde.net)
Fecha:   05-28-03 17:51

Me permito copiar un texto que he encontrado navegando por ahí:


http://es.geocities.com/iuscanonicum/documentacion/notaexplicat221094html.html

Aclaraciones
sobre el valor vinculante del art. 66
del Directorio para el ministerio y la vida de los presbíteros



1. El «Directorio para el ministerio y la vida de los presbíteros», publicado por la Congregación para el Clero por encargo y con la aprobación del Santo Padre Juan Pablo II, está ciertamente infundido, en su totalidad, de un profundo espíritu pastoral. Sin embargo, esto no quita valor prescriptivo a muchas de sus normas las cuales no tienen un carácter solamente exhortativo sino que son jurídicamente vinculantes.

2. Esta obligatoriedad jurídica y disciplinar se refiere tanto a las normas del Directorio que simplemente recuerdan iguales normas disciplinarias del CIC (por ejemplo el art. 16, § 6) como a aquellas otras normas que determinan los modos de ejecución de las leyes universales de la Iglesia, expresan sus razones doctrinales e inculcan o solicitan su fiel observancia (como por ejemplo los arts. 62-64).

3. De hecho, las normas de este último tipo, que pertenecen a la categoría de los Decretos generales ejecutorios y «obligan a cuanto están sometidos a las leyes mismas» (CIC, can. 32), a menudo son emanadas por la Santa Sede en Directorios, como está previsto en el Código de Derecho Canónico (can. 33, § 1).

4. Por cuanto se refiere concretamente al art. 66 del «Directorio para el ministerio y la vida de los presbíteros», este contiene una norma general complementaria del can. 284 CIC, con las características propias de los Decretos generales ejecutorios (cfr. can. 31). Se trata, por ello, de una norma a la cual se ha querido claramente atribuir exigibilidad jurídica, como se deduce también del tenor mismo del texto y del lugar en el cual ha sido incluido: bajo el título «La obediencia».

5. Y así, dicho art. 66:


a) Recuerda, también con reenvíos a recientes enseñanzas del Magisterio pontificio en la materia, el fundamento doctrinal y las razones pastorales del uso del traje eclesiástico por parte de los ministros sagrados, como está prescrito en el can. 284;

b) determina más concretamente el modo de ejecución de tal ley universal sobre el uso del traje eclesiástico, y así: «cuando no es el talar, debe ser diverso de la manera de vestir de los laicos, y conforme a la dignidad y a la sacralidad del ministerio. La forma y el color deben ser establecidos por la Conferencia Episcopal, siempre en armonía con las disposiciones del derecho universal».

c) solicita, con una categórica declaración, la observancia y recta aplicación de la disciplina sobre el traje eclesiástico: «por su incoherencia con el espíritu de tal disciplina, las praxis contrarias no se pueden considerar costumbres legítimas y deben ser removidas por la competente autoridad».


6. Es obvio que a la luz de estas precisiones aprobadas por la misma Suprema Autoridad que ha promulgado el CIC, deberán ser interpretados, en caso de eventuales dudas, también los Decretos generales emanados por las Conferencias episcopales como normativa complementaria de la ley universal sancionada por el can. 284.

7. En obsequio a lo prescrito por el can. 32, estas disposiciones del art. 66 del «Directorio para el ministerio y la vida de los presbíteros» obligan a todos los que están sometidos a la norma universal del can. 284, es decir, los Obispos y los presbíteros, no en cambio los diáconos permanentes (cfr. can. 288). Los Obispos diocesanos constituyen, además, la autoridad competente para solicitar la obediencia a la disciplina indicada y para remover las eventuales praxis contrarias al uso del traje eclesiástico (cfr. can. 392, § 2). Corresponde a las Conferencias episcopales facilitar a cada Obispo diocesano el cumplimiento de su deber.


Roma, 22 de octubre de 1994




+Vincenzo Fagiolo, Presidente
+ Julián Herranz, Secretario
(cf. Communicationes, 27 [1995] 192-194)

 
 Re: El traje eclesiástico: ¿deben los sacerdotes vestir como tales?
Autor: Mexican (---.prodigy.net.mx)
Fecha:   05-28-03 19:22

Las vestimentas clericales son de gran importancia simbolica, son un simbolo de identidad del sacerdote y de su fe. El mismo JPII se ha manifestado a favor.

Existe una falsa creencia de que las vestimentas clericales (sotana, cruces, etc) forman una barrera respecto a la gente o que es un simbolo de superioridad, y que es sacerdote es un hombre cualquiera que debe vestirse como los otros. Esto es un gran error. Es una mentira

En las otras religiones hay diferencias en vestimentas, los musulmanes usan barbas y turbantes, los budistas rasuran su cabeza y usan tunicas naranjas. Aun en paises seculares se les ve asi.

La sotana identifica al sacerdote igual que un uniforme a un policia o a un soldado, con la diferencia que el sacerdote lleva una marca indeleble que lo hace de este mundo y a la vez del otro mundo. Su vestimenta es su distintivo y representa un espiritu de humildad y nobleza.

Cristo mandó esparcir la fe y ser testigos de ella, la religión no puede ser confinada a la sacristía como se hizo en los países de Europa Oriental o en el Mexico del pasado. La perdida de identidad es simbolo del espiritu secular y ateo que impera en la cristiandad occidental.

El sacerdote que vive en esta sociedad a veces se siente fuera de ella como un simbolo del pasado que debe desaparecer, prefiriendo identificarse con el mundo secular y pasar desapercibido. Falta el sentido.
En este ambiente no puede uno culpar a la gente de no ser religiosa.

La verdad es totalmente distinta, los pocos sacerdotes que aun llevan su sotana y sus habitos, lejos de ser evitados o mal vistos, al contrario, la gente les habla y los saluda y les dicen que es bueno ver a un sacerdote. Aquel que declara su identidad por su aspecto exterior es un evangelio viviente, la ausencia de esto es un gran obstaculo a la evangalixacion.

La sotana tambien impone una actitud al sacerdote, lo protege de las tentaciones e impone respeto a los demás, elllos no tienen crisis de identidad porque la gente sabe con quein trata.

La moda actual de algunos sacerdotes romanos de confesar a los fieles en ropas civiles, a veces camiseta sin mangas, causa inseguridad en los fieles y una perdida del significado del sacramento, como si fuese una simple platica de camaradas. Igualmente, los vestidos liturgicos de materiales poco nobles, cálices de apariencia sucia o común, canastas en vez de ciborios, van en detrimento de lo que es la dignidad de las Misas. Todos aquellas cosas majestuosas de la Iglesia, el incienso, los vestidos liturgicos elaborados con belleza, etc, son vistos como ostentacion, presuncion, y hasta maldad, vaya que van mal las cosas.

 
 Re: El traje eclesiástico: ¿deben los sacerdotes vestir como tales?
Autor: andrea (---.dial-up.net.ar)
Fecha:   05-28-03 23:27

Hay un dicho que dice:

"El hábito no hace al monje....pero lo identifica". La sotana, el hábito del monje o de la monja, las vestiduras sacerdotales todas, significan, simbolizan lo que representan.Personalemnte cuando he visto por la calle a un sacerdote o religioso me alegro, me gusta, siento ganas de saludarlo, o de decirle !Ave María Purísima! Alguna vez hasta los he parado y saludado y felicitado por usar la sotana o el hábito.


Algunos se han alegrado y hasta "divertido" por esa ocurrencia. Se ven pocos, y es una pena, es una lástima y es un signo de que algo ha pasado. Justamente el rechazo o la atracción se da por lo que las vestiduras representan : Un hombre o una mujer que han decidido consagrarse a Dios y al prójimo por ese mismo Dios. El traje común, de calle, no nos dice o sugiere con respecto del que lo usa lo mismo que la sotana o el hábito. Ëstos por sí mismos nos dicen algo más....lo identifican. Lo mismo ocurre con el traje del bombero, del policía, del médico, de la maestra, del alumno, etc. Pero la diferencia está en que el sacerdote puede reemplazar a todos estos y estos todos no lo pueden reemplazar a él , pero esto último es otro tema. En Cristo, andrea.

andrea

 
 Re: El traje eclesiástico: ¿deben los sacerdotes vestir como tales?
Autor: guillermo juan morado (---.58.24.107.proxycache.rima-tde.net)
Fecha:   05-29-03 03:02

Resistencia secularizadora al uso del traje eclesiástico:
http://www.gratisdate.org/nuevas/sacralidad/



Ya vimos también que la tendencia de algunos clérigos y religiosos a secularizar su hábito y a laicizar su talante reaparece con mucha frecuencia en la historia de la Iglesia, y siempre es rechazada como un signo de relajación, que incluso podía acarrear la exclaustración o la reducción al estado laical. Pues bien, en este sentido, podemos decir que la consideración positiva de la secularización de la figura de sacerdotes y religiosos es realmente nueva en la historia de la Iglesia; dicho en otras palabras, es contraria a la tradición, y se produce en el marco de la teología de la secularización. Se incluye, pues, dentro de toda una visión de la Iglesia en el mundo, y es una modalidad más de la tendencia a ocultar en el mundo la visibilidad de lo sagrado.

La secularización del hábito, en clero y religiosos, no se ha visto precedida normalmente de una consideración seria y directa. Se ha operado en general por la vía de los hechos consumados. En todo caso, también ha habido sobre el tema algunos escritos, no muchos, que consideran el pro y contra de la cuestión. Puede verse, por ejemplo, O. du Rey, abad de Maredsous, L’habit faitil le moine? («La vie spirituelle», Supp. 23, 1970, 460-476); M. Dortel-Claudot SJ, État de vie et role du prêtre (Le Centurion 1971); G. Oury OSB, Fautil un vêtement liturgique? («Esprit et vie» 82, 1972, 481-486); M. Augé CMF, L’abito monastico dalle origini alla regola di S. Benedetto («Claretianum» 16,1976, 33-95), y L’abito religioso. Nel Medioevo. Dal passato al presente (ib. 17,1977, 5-106); F. López Illana, Vesti ecclesiastiche e identità sacerdotale (Giovineza, Roma 1983); P. Napoletano, L’abito delle suore di S. Giovanni Battista («Claretianum» 24,1984, 251-281); M. Augé, Nota crítica (ib. 343-355); varios artículos en «Vie Consacrée» (56,1984, 71-131).

Entresacando frases de alguno de estos escritos, traeré aquí brevemente los principales argumentos que suelen apoyar esa laicización exterior de sacerdotes y religiosos.

«Ni Cristo ni los apóstoles llevaron hábito especial alguno». «El hábito es un lenguaje, y para que se nos entienda, hemos de hablar el lenguaje de nuestro país y de nuestro tiempo. El hábito peculiar de clero y religiosos, que era significativo en tiempo de cristiandad, viene a hacerse en tiempos de pluralismo algo insignificante, o algo que significa realidades distintas de las que pretendemos: separación, distancia, etc.» Por otra parte, «el hábito nos clasifica, nos sitúa en algo ya pasado, antiguo, superado, aunque pueda tener aún para algunos cierto atractivo folklórico, que no debe interesarnos». «La mentalidad actual tiene horror por los uniformes, también por los de expresión religiosa. Une el uniforme a ideas de privilegio, distinto, autoridad, todas ellas ingratas». «El hábito emplea un lenguaje de consagración a Cristo demasiado patente y triunfalista, demasiado fácil y exterior, que puede eliminar la necesidad de realizar la conversión interior tan exteriormente significada». «El hábito implica riesgos no pequeños: ser aislados como hombres de lo sagrado, verse reducidos a la condición de homo religiosus, en cuanto arcaísmos sociológicos, rarezas culturales, objetos propios de museos de antropología». «El presente es, simplemente, la moda acostumbrada; por eso salirse de ésta, alejarse de alguna de sus formas actuales dignas y austeras, es inevitablemente irse al pasado o emigrar a la rareza actual». «Desde que se decide renunciar a los arcaísmos, parece inevitable renunciar a toda forma de hábito clerical o religioso». «El hábito es innecesario dentro del ámbito religioso, donde todos nos conocemos, y es peligroso y negativo en el exterior; y tampoco es cuestión de que andemos disfrazándonos de un modo dentro de casa y de otro modo fuera». «La unidad comunitaria deseable -un solo corazón, una sola alma- se logra mejor en el pluralismo de una diversidad personal de apariencia que en el autoritarismo de una común uniformidad impuesta». Etc.

En éstas y en otras innumerables argumentaciones hay no pocas veces ingenio, ironía, fuerza persuasiva, e incluso no suele faltar en ocasiones alguna pequeña parte de verdad. Pero a todas ellas, y con mucho mayor verdad, pueden oponerse consideraciones contrarias. Ad primum dicendum... Cristo y los apóstoles no necesitaban signo distintivo para representarse a sí mismos; el signo lo necesitamos nosotros para significarles a ellos. La ignorancia del lenguaje simbólico no se supera eliminando los signos. Así como la bata blanca del médico facilita su relación con el paciente, así... Etc.

Pero sería una labor muy pesada, y por lo demás supérflua para quien en las páginas precedentes haya entendido y recibido los principios teológicos, espirituales y disciplinares de la Iglesia sobre lo sagrado cristiano. No merece, pues, la pena que nos detengamos en estas discusiones. En todo caso, los argumentos en favor del signo distintivo no siempre habrán de ser los mismos, aunque a veces sí, tratándose del clero -que desempeña el sagrado ministerio de la representación de Cristo y de los Apóstoles- y de los religiosos -seguidores de Cristo, que a Él se han consagrado especialmente, renunciando al mundo secular, como testigos anunciadores del mundo futuro-.

Son todos aquellos, como digo, argumentos muy flojos, que sólamente podrán convencer a los ya convencidos. Otro argumento hay, más fuerte, que no he citado: el voto numeroso de muchos buenos sacerdotes y religiosos. Confieso que lo único que me hace vacilar un momento sobre la conveniencia del signo distintivo es ver cuántos buenos sacerdotes, enamorados de Cristo y entregados a la gente, cuántos excelentes religiosos y religiosas que conozco, dejaron ya hace algún tiempo todo signo distintivo de su condición vocacional. Esto me hace dudar, como digo, un momento -pongamos dos o tres segundos-. Pero ese tiempo es bastante para comprender que ciertos despistes colectivos, generalizados en una época o región, pueden afectarnos a una mayoría de los fieles -muy raramente, eso sí, a los santos; eso también es indudable-; pero no tienen fuerza para torcer la tradición católica impulsada y sostenida por el Espíritu Santo, sobre todo en casos como éste del signo distintivo, en el que durante catorce o quince siglos la Iglesia ha desarrollado una orientación permanente y homogénea, entre casi continuas resistencias. Los dos decenios últimos no son gran cosa en los veinte siglos de historia de la Iglesia, y por lo demás, ya sabemos cómo en este mismo tiempo se han manifestado las autoridades apostólicas.

 
 Re: El traje eclesiástico: ¿deben los sacerdotes vestir como tales?
Autor: José Luis (---.user.ono.com)
Fecha:   05-29-03 04:56



Habrá algunos que podrían pensar, “ya no se lleva la sotana, traje eclesiástico, habito religioso” todo eso queda atrás.

Algunos libremente podrían, que si alguna vez lo ha llevado, solo queda en el Antiguo Testamento, porque estamos en el siglo 21, y que ahora son otros tiempos, y hay muchos sacerdotes y religiosos que no lo llevan, ha quedado en desuso.

Ahí se equivocan respecto a las vestiduras religiosas. Los que piensan de esa forma, de buscar una forma de rechazar lo que siempre se ha llevado para acercamiento de Dios, como el hábito religioso, la sotana, clerigman, que son de gran ayuda, como ha dicho un obispo, que libra de las caídas al pecado. Si una persona cae en pecado llevando el hábito, es que en su corazón no ha cambiado en la vida nueva en Cristo. El traje talar ayuda a mejorar no a empeorar, pero hay renunciarse así mismo como lo han hecho miles y miles de santos pastores que llevando su habito religioso, sotana… no han caído en pecado, sino que se han santificado con más facilidad.

¿Qué ha quedado en desuso? ¡De ningún modo! No queda atrás, Jesucristo no lo ha anulado: «No penséis que he venido a abolir la Ley y los Profetas. No he venido a abolir, sino a dar cumplimiento.» (Mt 5, 7, 17). Cristo no ha eliminado las vestiduras sagradas como la sotana, habito religioso. Cristo no se ha opuesto de ningún modo.

Si alguno piensa que el llevarlo es una invención de la Iglesia católica, también se equivocan. Si leemos en el Éxodo 28, 1; Lev 8 y siguientes, vemos que es un mandato que Dios ha dado a quienes le sirvan de este modo, Dios es quien lo manda, no es un invento de la Iglesia católica, como algunos podrían pensar.

Su Santidad Juan Pablo II, en repetidas ocasiones por palabras o por escrito, ha dicho que el sacerdote ha de serlo en su manera de pensar como en el vestir, y lo mismo dice claramente que los religiosos y religiosas, han de llevar su hábito.

Estas vestiduras religiosas, lo veo yo como una forma de predicar a Cristo, de no avergonzarse de ser seguidor o seguidora de Cristo en cuanto han renunciado al mundo para consagrarse.

Pero si alguno no obedecen estas normas tan sencillas de cumplir, veo que esos pobrecillos están en un serio problema, la desobediencia.

He visto a sacerdotes y religiosos que al obedecer, llevan más almas a Dios, que inspiran más devoción, más piedad, más acercamiento a Cristo, que aquellos que no lo quieren llevar por las excusas que quieran inventarse.

La frase que se ha dicho: “el hábito no hace al monje”, existe otra, “el hábito hace al monje”, sí, cuando se lleva con dignidad y respeto, hace al monje, al religioso, al sacerdote, y no se avergüenzan de ello. Pero hay otros que sí, que se avergüenza, y por eso viven tristemente relajados.
«Porque quien se avergüence de mí y de mis palabras en esta generación adúltera y pecadora, también el Hijo del hombre se avergonzará de él cuando venga en la gloria de su Padre con los santos ángeles.» Mc 8,38. Lc 9,26.

Los santos defendían el hábito religioso, y así lo leemos en la biografía de San Antonio María Claret, y escribía, como «uso obligatorio en su diócesis»

En los escritos de San Antonio María Claret, leemos:

Del vestido talar. Dios a los sacerdotes celestiales les viste un vestido de gloria y en la tierra les da un vestido talar (Resumen del discurso del arzobispo Luis Haynald, de Colozca y Bacs. Hungría)

A los malos sacerdotes no les faltan excusas; los buenos siempre lo visten. El sacerdote que no lo vista, huid de él...

(San Antonio María Claret, Escritos autobiográficos Documentos autobiográficos, léase páginas 479. 480. 481-485. B. A. C.).

Se conoce lo que manda Dios en la Santa Iglesia católica, y el que no obedece se atraerá para sí mismo lo que dice nuestro Señor Jesucristo en este texto de San Lucas:
«Aquel siervo que conociendo la voluntad de su señor, no ha preparado nada, ni obrado conforme a su voluntad, recibirá muchos azotes; el que no la conoce y hace cosas digna de azotes, recibirá pocos; a quien se le dio mucho, se le reclamará mucho; y a quien se confió mucho, se le pedirá más.» [Lc, 12, 47–48].


Cuando vemos que un sacerdote sabe llevar el traje eclesiástico con dignidad, damos gracias a Dios, su ejemplo nos hace pensar que Dios está muy cerca de nosotros, un sacerdote desprendido de sí mismo y entregado a Jesucristo.

Hay obispos españoles que han dicho que el sacerdote ha de llevar el traje eclesiástico, pero los hay que no quieren obedecer a sus obispos.


Entre las causas del rechazo del hábito religioso, traje eclesiástico, es porque el demonio sabe que de esa forma no hay recuerdo de Dios en el corazón humano.

Se molesta mucho el enemigo de las almas cuando el religioso, la religiosa, el sacerdote predica con su ejemplo del vestir, que acompaña las buenas obras.

Ejemplos tan positivos, que almas dormidas se despertarán, se acordarán de rezar, de hacer confesión, de mejorar su vida, todo lo que sea bueno y provechoso para gloria de Dios. El hábito religioso, traje talar, sí, nos dice mucho y bueno.


Objeción:
«La mentalidad actual tiene horror por los uniformes, también por los de expresión religiosa.


Respuesta:
La mentalidad actual, no tiene por que sentir horror al hábito religioso, pues como distintivo religioso, siempre es distinto a los que usan los militares.

Es el demonio que tiene gran horror por el hábito religioso, como por la sotana, todo lo que haga recordar a Dios. Pero quien lo lleva con dignidad, consiguen, como queda dicho, que muchas almas piensen en Dios, y le bendigan, tienen horror los libres pensadores, almas tibias, relajadas, aquellos que no han comprendido lo que el Señor quiere, y se inventan formas distintas de seguir a Cristo que no corresponden a la verdad.




Objeción:
«Ni Cristo ni los apóstoles llevaron hábito especial alguno». «El hábito es un lenguaje, y para que se nos entienda, hemos de hablar el lenguaje de nuestro país y de nuestro tiempo.”

***
Pienso que, nuestro lenguaje ha de ser según lo que decida el Espíritu Santo a través de la Iglesia católica, no es el lenguaje del mundo que debemos aceptar, sino el de Dios. El hábito religioso, sí, es un lenguaje, y un distintivo que nos habla de Dios.

Bien, autores que hablan diciendo que Jesucristo no llevaba el hábito, o los apóstoles, llegan a olvidarse de las enseñanzas de nuestro Dios cuando dice que no comportarnos conforme al proceder del mundo, «No imitéis el proceder de las naciones paganas [Jer 10, 2]. Y también: « no seáis como ellos,…» (Mt 6,8), es cierto que se refiere a la manera de orar, pero abarca a otras costumbres según el mundo, y del que no debemos imitar. Pero, como decía, autores que se inventan excusas para oponerse y atacar el vestido talar, han caído en los lazos del mundo, del engaño del príncipe de las tinieblas. Realmente son dignos de compasión por sus contradicciones a las enseñanzas del Espíritu Santo. Que también el “uniforme sagrado” lo veo como inspiración del Espíritu Santo, y queda claro que la Palabra de Dios, no puede llevar a engaño, se engaña aquel que no obedece.


Las palabras de Jesucristo que ha venido a dar plenitud la Ley y los profetas, pero ha anulado todo aquello que no ha sido mandado por Dios. O porque el hombre ha llegado a interpretar erróneamente algún mandato de Dios.

† Que todo cuanto hay en mí clame siempre: ¡Viva Jesús! Mi lengua, mi corazón, mis pensamientos, mis recuerdos, mis obras todas, selladas estén siempre con esta expresión: ¡Todo por Jesús! (San Enrique de Ossó)

 
 Minucias en la Liturgia
Autor: José Luis (---.user.ono.com)
Fecha:   05-29-03 04:57



En mangas de camisa, pantalón vaquero, pero sin el alba, sacerdotes que se atreven a distribuir la Sagrada Comunión, en contra de lo que han aprendido en el seminario, en el Sagrado Magisterio de la Iglesia católica, no se podrían llamar verdaderos sacerdotes.

***

«MINUCIAS» EN LA LITURGIA

1. «En la iglesia donde suelo oír Misa hay un sacerdote que no suele ponerse la casulla para celebrar; ni tampoco es siempre de color litúrgico la estola que usa. Un día me atreví a decírselo en la sacristía, y me respondió que eran ornamentos incómodos, y que eran detalles sin importancia. ¿Creen ustedes que es así?» D. M.

2. «Recuerdo que antes, después de la comunión, el sacerdote purificaba bien el copón, la bandeja de la comunión, el cáliz... Ahora lo que veo es que lo hacen de cualquier manera, o no lo hacen. Desearía una contestación sobre esto, pues me duele ver que se tratan las cosas de Dios a la ligera, en mi opinión...» J. L. M.



RESPUESTA: He reunido las dos consultas, distantes entre sí por el tiempo y el espacio, pero similares en el fondo, y en el tono de queja por lo que parece falta de respeto y piedad por parte de algunos sacerdotes en la celebración de la Misa.

Y, antes de nada, diré que es verdad, que existen «detalles» en las acciones litúrgicas; cosas, ritos, que son secundarios respecto a otros que son principales y aun esenciales. Es evidente que los datos que cuentan los consultantes don «detalles» comparados con. Por ejemplo, la fórmula de la consagración, o consagrar pan ácimo.

Dicho esto, también es verdad que los detalles no son cosas despreciables; tiene su importancia presentar un regalo de una forma determinada, no de forma vulgar; cuando se inauguren este año los juegos olímpicos (año 1992), esperamos ver un “rito”, una “liturgia” laica en la cual no podrá ir cada uno, vestido como le venga en gana; a no ser que quiera fomentar más la chabacanería y la zafiedad reinantes, bajo apariencia de libertad.

Responder, para no obedecer una norma litúrgica, que se trata de un detalle, me parece un desenfoque; la comodidad no es la norma suprema, ni siquiera en los deportes. En la liturgia no se trata de ser originales, sino de ser fieles a los que determina quién tiene en la Iglesia autoridad para decir cómo ha de celebrarse un sacramento.

La liturgia tiene una «objetividad» que no puede estar a merced del gusto de cada cual. Por eso exige «obediencia», para hacer las cosas como el Señor, por sus legítimos representantes, quiere que se hagan. La liturgia exige, también «belleza», pues se trata de signos que significan realidades divinas invisibles, y es lógico que esos signos, eco de la liturgia celeste reflejen algo del «clima de belleza» del cielo. Y, sobre todo, la liturgia, nunca es asunto privado; la Misa no la hace el gusto o el capricho del sacerdote (o de un grupo de fieles). Por ser obra publica de la Iglesia, sólo la autoridad publica universal tiene competencia para determinar las ceremonias y ritos.

Hace año publicó el padre J. Collantes una larga carta sobre este tema en RC (diciembre 1980, 21-22); de ella me permito el párrafo siguiente:

«Si un sacerdote, contraviniendo las normas establecidas, las alterara por su propia iniciativa, debería ser consciente de que está invadiendo un campo que no le pertenece, y provocando en los fieles, tal vez sin pretenderlo, un grave y justificado escándalo... Más aún, si esa alteración indebida de la liturgia se hiciera conscientemente, entonces cabría preguntarse si se reconoce o se cuestiona la autoridad de la Iglesia en estas materias. Y esto es mucho más serio que la anécdota menuda de una ceremonia particular».

En marzo de aquel mismo año, una Instrucción de la Santa Sede llegaba a decir a propósito de ciertos abusos en la liturgia (entre ellos, el abandono de los ornamentos sagrados): «En estos caso, nos hallamos ante una verdadera falsificación de la liturgia católica». Se trata, como es obvio, de lo que está fijado como norma, no de lo que la misma Iglesia jerárquica deja como «facultativo», o de las posibilidades de elegir varios ritos o fórmulas.

Viniendo ya a lo concreto de las consultas: La ordenación general del Misal Romano deja claro que las vestiduras sagradas constituyen un distintivo propio del oficio que desempeña cada ministro (por eso, no son las mismas para el sacerdote, el diácono, el acólito, etc.); y que la vestidura propia del sacerdote celebrante es la casulla, puesta sobre el alba y la estola (297, 299); que en las concelebraciones, «si hay un justo motivo, por ejemplo, un gran número de concelebrantes, a excepción siempre del celebrante principal, puede suprimir la casulla, llevando solamente la estola sobre el alba» (161).

Sobre los colores —blanco, rojo, verde, morado o violeta, y los facultativos: negro, rosa— existen normas, sin dudas conocidas por los sacerdotes, en esa misma Ordenación del Misal (307-310).

Sobre la purificación de los vasos sagrados: la norma es que se purifiquen en un lado del altar o en la credencia (la mesita más o menos cercana); que la patena «basta limpiarla, de ordinario, con el purificador»; en cambio el cáliz ha de purificarse con vino y con agua, y secarse con el purificador (238).

Pensando bien, en el caso que se nos ha consultado, recordemos que existe una norma que dice literalmente: «Está permitido dejar los vasos que se han de purificar, sobre todo si son muchos, en el altar o en la credencia, convenientemente cubiertos y sobre un corporal, para purificarlos luego, después de la Misa, cuando ya se ha despedido al pueblo» (120). Probablemente el sacerdote lo purifica después de la Misa, y el consultante no lo ha visto...
(I. G. Reino de Cristo, página 17, marzo 1992)

† Que todo cuanto hay en mí clame siempre: ¡Viva Jesús! Mi lengua, mi corazón, mis pensamientos, mis recuerdos, mis obras todas, selladas estén siempre con esta expresión: ¡Todo por Jesús! (San Enrique de Ossó)

 
 Si a los signos de consagracion
Autor: El llanero solitario (---.dsl.nyc.megapath.net)
Fecha:   05-30-03 19:40

Hermanos del foro:
Les dire que aqui en los Estados Unidos, gracias a DIOS la gran MAYORIA del clero usa el habito, sotana, ect.

Existe una relacion entre las ordenes religiosas que usan el habito y el incremento de vocaciones y aquellas que no lo usan y la disminucion de las vocaciones.

Un ejemplo claro son las monjas fundadas por la Madre Teresa de Calcuta y los Legionarios de Cristo.

Saludos,

El llanero solitario.

 
 Re: El traje eclesiástico: ¿deben los sacerdotes vestir como tales?
Autor: armando (---.Red-80-58-32.pooles.rima-tde.net)
Fecha:   05-31-03 12:08

Tony, ya nos conocemos. Te explicaré que aquí en España pocos sacerdotes llevan distintivo, únicamente los que pertenecen al Opus Dei. El problema es que los clérigos tampoco lo llevan en el recinto de los templos, entonces ocurre que la gente se confunde, a mí me ha ocurrido, me han pedido confesión. Porque te ven con actividades en la iglesia. No creo que tenga cara de cura, pero me han confundido por más de una vez. El peligro es que estas situaciones pueden ser aprovechadas por desaprensivos.

Por algún lugar he leído que alguien al ver a un sacerdote con cuello le pidió en plena calle confesión, este señor por lo visto llevaba 30 años sin confesarse.

España se está secularizando y declararte cristiano no está de moda, no seduce. Conozco el caso de religiosas con hábito que les han insultado por la calle. En uno de los casos unos extremistas quitaron el velo a una de ellas en plena calle: una religiosa anciana, que ha llevado una vida de sacrificio y entrega a los demás.

QUE DIOS NOS PROTEJA

armando.

 
 Re: El traje eclesiástico: ¿deben los sacerdotes vestir como tales?
Autor: Luis Fernando (---.58.52.107.proxycache.rima-tde.net)
Fecha:   05-31-03 12:28

Armando:
Te explicaré que aquí en España pocos sacerdotes llevan distintivo, únicamente los que pertenecen al Opus Dei.


No, no sólo ellos, aunque... ellos siempre

Hay diócesis, como por ejemplo la de Toledo, donde es habitual que los sacerdotes vayan con clergyman.

 
 Re: El traje eclesiástico: ¿deben los sacerdotes vestir como tales?
Autor: El llanero solitario (---.dsl.nyc.megapath.net)
Fecha:   05-31-03 19:17

Hermanos del foro:
Lo bueno es que la nueva generacion de sacerdotes tiene una manera distinta que la generacion anterior.

Es de notar que en la Europa del Este, paises como Slovania, Hungria, Albania, Polonia, Bosnia, Bulgaria, Ucrania, Latvia, Lituania, ect la gran mayoria usan el habito haci como en Africa y Latinoamerica.


Saludos,

El llanero solitario.

 
 Re: El traje eclesiástico: ¿deben los sacerdotes vestir como tales?
Autor: Mexican (---.prodigy.net.mx)
Fecha:   05-31-03 19:49

Eso es verdad, ahora despues del comunismo, los sacerdotes y las iglesias tanto ortodoxas como catolicas en europa del este han regresado a todo lo tradicional. los sacerdotes católicos llevan sus hábitos. Antes el gobierno lo prohibía., pero los ortodoxos eran mas o menos privilegiados, en oposicion a los catolicos.

Igualmente en México la constitucion revolucionaria prohibia las procesiones y los distintivos religiosos, pero luego del acuerdo con la Iglesia catolica en los 1930's, hubo mas libertades. Ahora no hay restricciones, pero los padres ya no usan hábitos religiosos, por razones de "modernidad", algo que es lamentable.

 
 Re: El traje eclesiástico: ¿deben los sacerdotes vestir como tales?
Autor: Luis Fernando (---.58.52.107.proxycache.rima-tde.net)
Fecha:   05-31-03 20:56

Sí, no deja de ser curioso que lo que en algunos lugares no consiguió la represión, ahora lo esté logrando la "modernidad"

Y es que la represión produce mártires. El liberalismo no

 
 Re: El traje eclesiástico: ¿deben los sacerdotes vestir como tales?
Autor: Luis Fernando (---.58.52.107.proxycache.rima-tde.net)
Fecha:   06-02-03 07:12

Publicado en El Semanal Digital

"No sabemos el destino que aguarda al nuevo arzobispo, monseñor Antonio Cañizares Llovera (Utiel, 1945). Probablemente será elevado al cardenalato en el próximo consistorio, salvo que exija otra cosa la progresiva internacionalización de la Curia, que da paso al pujante cristianismo del Tercer Mundo en detrimento de las venerables tradiciones de una Europa en decadencia religiosa. Sea como fuere, desde su nombramiento por Juan Pablo II en octubre del año pasado, y toma de posesión el 15 de diciembre, monseñor Cañizares está gobernando la archidiócesis con criterios muy claros y desde el primer día. Ha "aterrizado" enseguida (la experiencia en Ávila y Granada le avala), y los fieles han notado en estos pocos meses, por ejemplo, dos signos muy claros de su prudencia pastoral. Uno, exigir a los sacerdotes al traje eclesiástico, una obligación canónica recordada a menudo por el Papa, pero que en muchos casos no se cumple por la desidia episcopal. Buena parte del clero joven es quien está volviendo al alzacuellos que abandonaron sus compañeros de los años 60-70. Y dos, y todavía más importante: de manera discreta, pero no oculta, monseñor Cañizares vigila la pureza doctrinal de las enseñanzas de fe y moral que se imparten en las parroquias y, donde otros obispos se inhiben, él corrige de manera efectiva. Sus dos inmediatos predecesores le han dejado el listón muy alto, y parece que Don Antonio no desmerecerá del grato recuerdo que entre los toledanos dejaron la eficacia institucional de Don Marcelo y la apostólica espiritualidad de Don Francisco".
(El semanaldigital)


Muchachos y muchachas del foro: ¡¡Un aplauso para el Primado de España!!

 
 Sacerdotes Santos para la nueva Evangelización
Autor: José Luis (---.user.ono.com)
Fecha:   06-03-03 05:56



Que grata noticia, ojalá todos los hermanos sacerdotes que no llevan los distintivos tal como ordena las leyes canonicas para edificación del Pueblo de Dios, comenzaran a obedecer, serían muchas almas que al ver esos ejemplos de Santa Obediencia, renunciara a horror de la tibieza o mediocridad del que puede estar afectado, así el Señor sería más amado y respetado por todo el mundo, el mal ejemplo de uno, en ocasiones impiden ver los buenos ejemplos de otros conforme a Jesucristo.

Hace tiempo, vi esta carta, que puede servir no solamente para los sacerdotes de Toledo, sino para todos los demás sacerdotes sea de España o que estén fuera del país, para que comprendan que es importante que todo sacerdote ha de santificarse, debería poner por obra lo que manda la Santa Madre Iglesia Católica.

Leamos, pues.

SACERDOTES SANTOS PARA LA NUEVA EVANGELIZACIÓN

Carta del Sr. Cardenal–Arzobispo a los sacerdotes de Toledo

• Haced ejercicios espirituales todos los años

A este propósito, os recuerdo una vez más el gran provecho personal y pastoral que obtenéis cuando practicáis los ejercicios espirituales, en clima de silencio y de abundante oración. La diócesis os ofrece varias tandas anualmente, y estamos a dispuestos a ofrecer más si es necesario con tal que no dejéis de hacer Ejercicios Espirituales todos los años, como señala el Sínodo Diocesano (n 82). Me dirijo a todos, y particularmente a los que practicáis los Ejercicios todos los años: introducid en vuestra agenda y reservad con antelación este tiempo fuerte de oración y de espiritualidad. La diócesis saldrá ganando con ello.

• Confesarse con más frecuencia

Y permitidme que insista en la recepción del sacramento de la Penitencia por parte de los sacerdotes, como lo he hecho en las celebraciones penitenciales de la pasada Cuaresma. Hoy no hay distancias, es muy fácil ver a otros sacerdotes en distintas reuniones , tenemos medios de locomoción para encontrar a un sacerdote cercano. El Directorio antes aludido recoge una reflexión que el Papa ha hecho en varias ocasiones. «Toda la existencia sacerdotal sufre un inexorable decaimiento si viene a faltarle por negligencia o por cualquier otro motivo el recurso periódico, inspirado por autentica fe y devoción, al Sacramento de la Penitencia. En un sacerdote que no se confesara más o se confesara mal, su ser sacerdotal y su hacer sacerdotal se resentirían muy rápidamente, y también la comunidad de la cual es su pastor, se daría cuenta.» La insistencia de la Iglesia está denotando una carencia que repercute negativamente en nuestras comunidades. Tenemos que confesarnos mejor, tenemos que acudir a este sacramento con más frecuencia.

• Usad el traje eclesiástico

Sobre el traje eclesiástico de los sacerdotes. He insistido en muchas ocasiones sobre este tema, que algunos consideran insignificante, y no lo es. He hablado de esto en ocasiones solemnes, como lo son las homilías de las Ordenaciones sacerdotales. Esos mismos sacerdotes en tales ocasiones prometían solemnemente obediencia al Obispo, y a los cuales he recordado especialmente este punto, al cabo de unos años abandonan el traje eclesiástico.

• El Papa lo ha repetido muchas veces, el Código de derecho Canónico lo establece como ley universal (cn. 284), que cada conferencia debe aplicar a su territorio. La Conferencia Episcopal Española lo fija como norma y el Directorio vuelve a insistir en este punto habla de la obediencia sacerdotal: el traje eclesiástico «debe ser diverso de a manera de vestir de los laicos», «el no usar el traje eclesiástico por parte del clérigo puede manifestar un escaso sentido de la propia identidad de pastor...» (n.66)

• Os pido, por favor, que prestéis atención a esta norma. Un sacerdote debe ser reconocido inmediatamente como lo que es: persona consagrada, ministro de Cristo al servicio de los hermanos. El vestido es un lenguaje que habla por sí mismo, y también con este lenguaje tan expresivo debemos decir que somos sacerdotes, y que estamos contento de serlo y de aparecer como tales. Vestir como seglar no acerca a los seglares, pues el sacerdote está en medio de ellos para servirlos como sacerdote.

• Muchos seglares me han expresado su disgusto por esta desobediencia de los sacerdotes, que a su vez tienen tareas de gobierno y exigen la obediencia de los fieles. «Sólo el que sabe obedecer a Cristo, sabe como pedir, según el Evangelio la obediencia de los demás» (PDV 28 c). Prescindir del traje eclesiástico es una clara desobediencia a lo que la iglesia insistentemente está mandando.

En una sociedad secular como la nuestra, no contribuyamos nosotros a suprimir todo signo de lo sagrado, eliminando de nuestro vestido la condición sacerdotal que puede expresarse de manera sencilla y decorosas, mediante lo que todos conocemos como traje eclesiástico.

Sé que se ha generalizado den muchos ambientes. También es verdad que bastantes sacerdotes recapacitan y vuelven a usarlo. En cualquier caso, «la praxis contraria no puede considerarse legitimas costumbres y deben ser removidas por la autoridad competente» (Directorio 66). Cumplo con mi obligación recordándoos esta norma, que tiene enorme importancia en la vida de cada día, especialmente para los sacerdotes jóvenes.

• El traje eclesiástico le da al sacerdote todo un talante de vida. Y, si en alguna ocasión, presentarse como sacerdote pudiera haber sido señal de prestigio o de privilegio –también ha sido motivo de persecución en ocasiones–, hoy todos sabemos que es una manera sencilla de expresar exteriormente lo que uno es, sin arrogancia y sin timidez. En la práctica, además, allí donde sería impropio que el sacerdote se presente vestido de cura, de ley ordinaria quiere decir que el sacerdote no debe hacerse presente en tales lugares.


• La santidad sacerdotal en la primavera de la Iglesia

Quiero terminar diciéndoos que espero mucho de esta Jornada Mundial por la santificación de los sacerdotes, que se celebra este año por primera vez en la Iglesia con carácter universal. Recogiendo la abundante doctrina que la Iglesia nos ofrece en este siglo, podemos esperar que la vida de los sacerdotes se renueve profundamente en los comienzos del tercer milenio. Y, si los sacerdotes se renuevan y crecen en santidad, la primavera de la Iglesia que el Papa nos anuncia está garantizada. Habrá frutos abundantes para el hombre de nuestro tiempo que está necesitando –aunque muchas veces no lo sepa– la salvación que Jesucristo ha venido a traernos y de la que nosotros somos ministros y mensajeros para servicio del Pueblo de Dios.

Os bendigo de corazón.
Toledo, 8 de Junio de 1995
Marcelo González Martín
Cardenal –Arzobispo de Toledo
Primado de España

[Sol de Fátima, número 166, página 8–9, marzo–abril de 1996]

† Que todo cuanto hay en mí clame siempre: ¡Viva Jesús! Mi lengua, mi corazón, mis pensamientos, mis recuerdos, mis obras todas, selladas estén siempre con esta expresión: ¡Todo por Jesús! (San Enrique de Ossó)

 
 Re: El traje eclesiástico: ¿deben los sacerdotes vestir como tales?
Autor: Cesar (---.BRONS.COM.AR)
Fecha:   06-04-03 17:32

Creo que el tema del hábito pasa por el lugar y el momento.

De todas maneras siempre estaremos hablando de "formas" y no de "fondo".

Por ello, en tanto la forma sirva al fondo bienvenida sea, si no lo es bienvenido sea el cambio.

Lo que no comparto, pero respeto, es dogmatizar el apego a la tradición por la tradición misma.

No debe perderse de vista que muchas de las tradiciones que hoy los tradicionalistas defienden a capa y espada nacieron luego que el cristianismo/catolicismo cumpliera cientos de años.

Que yo sepa Jesus no hace referencia a las formas de vestir de sus apostoles.

A Dios.

Cesar

 
 Re: El traje eclesiástico: ¿deben los sacerdotes vestir como tales?
Autor: Pablo G. (---.Red-80-58-4.pooles.rima-tde.net)
Fecha:   06-04-03 18:03

En mi opinión, la defensa del traje eclesiástico parte de una eclesiología anterior al Concilio Vaticano II. SE afirma que el sacerdote debe vestir de modoe special por estar consagrado a Dios y entregado a él totalmente. Pero es que el Vaticano II ´nos dijo que TODOS estamos consagrados y que NO HAY unos "más consagrados que otros". Si els acerdote se entrega a Dios plenamente, ¿qué pasa, que el laico se entrega "parcialmente"?

Repasemos el Concilio, y descubriremos si tiene sentido el traje eclesiástico como forma habitual de vestir.

Y, por cierto, me parece muy correcto lo que ha apuntado César.

Feliz Pentecostés a tod@s.

 
 Re: El traje eclesiástico: ¿deben los sacerdotes vestir como tales?
Autor: El llanero solitario (216.128.75.---)
Fecha:   06-04-03 22:31

Estimados Cesar y Pablo:


A Cesar:
Cesar dice, "Lo que no comparto, pero respeto, es dogmatizar el apego a la tradición por la tradición misma".


No debe perderse de vista que muchas de las tradiciones que hoy los tradicionalistas defienden a capa y espada nacieron luego que el cristianismo/catolicismo cumpliera cientos de años



Yo pregunto:
Quien esta dogmatizando???????

Porque piensas que solo los "tradicionalistas defiende" el uso del habito?

No se de que pais eres pero en los Estados Unidos segun las encuestas, mas del 75% de CATOLICOS esta a favor que los sacerdotes y las monjas usen el habito.

Tu forma condecendiente es lamentable cuando dices, "nacieron luego que el cristianismo/catolicismo cumpliera cientos de años", como que si no supieramos esa informacion.


Es TRISTE y LAMENTABLE que la crisis de IDENTIDAD de los SACERDOTES y MONJAS culminara con el desuso de un SIGNO VISIBLE de la CONSAGRACION a DIOS.

Los sacerdotes quieren ser laycos y los laycos sacerdotes ordenados.



=====================================================

A Pablo:

El derecho canonico NUNCA a abolido el uso del habito.

Pablo dices, "eclesiología anterior al Concilio Vaticano II".

Yo pregunto:
Como el habito puede ser "la defensa del traje eclesiástico parte de una eclesiología anterior al Concilio Vaticano II", si nunca se ABOLIO en el derecho canonico?


Podrias hacerme el favor de enseñarme un documento del Concilio Vaticano II donde se derroga el uso del habito?

Es IRONICO que mientras los sacerdotes y las monjas se quitaron un SIGNO VISIBLE, los roqueros, artitas de cine, television, ect tiene un ROPAS y SIGNOS VISIBLES que se les reconoce como tales.


Dices, "nos dijo que TODOS estamos consagrados y que NO HAY unos "más consagrados que otros". Si els acerdote se entrega a Dios plenamente, ¿qué pasa, que el laico se entrega "parcialmente"?".


Yo pregunto:
Quien esta hablando de que los sacerdotes son mas consagrados que los laycos???????????????????????



Saludos,


El llanero solitario.

 
 Re: El traje eclesiástico: ¿deben los sacerdotes vestir como tales?
Autor: Luis Fernando (---.58.52.107.proxycache.rima-tde.net)
Fecha:   06-04-03 22:31

Pablo G:
Pero es que el Vaticano II ´nos dijo que TODOS estamos consagrados y que NO HAY unos "más consagrados que otros".

Luis:
¿Dónde dice eso el Vaticano II? ¿en cuál de sus documentos?

Lo pregunto porque en uno de ellos, el Decreto PRESBYTERORUM ORDINIS, dice lo siguiente:

Mas el mismo Señor, para que los fieles se fundieran en un solo cuerpo, en que "no todos los miembros tienen la misma función" (Rom., 12, 4), entre ellos constituyó a algunos ministros que, ostentando la potestad sagrada en la sociedad de los fieles, tuvieran el poder sagrado del Orden, para ofrecer el sacrificio y perdonar los pecados, y desempeñar públicamente, en nombre de Cristo, la función sacerdotal en favor de los hombres. Así, pues, enviados los apóstoles, como El había sido enviado por el Padre, Cristo hizo partícipes de su consagración y de su misión, por medio de los mismos apóstoles, a los sucesores de éstos, los obispos, cuya función ministerial fue confiada a los presbíteros, en grado subordinado, con el fin de que, constituidos en el Orden del presbiterado, fueran cooperadores del Orden episcopal, para el puntual cumplimiento de la misión apostólica que Cristo les confió.


Es más, en la constitución dogmática Lumen Gentium encontramos que, efectivamente, hay diferentes grados de consagración:


Por los votos, o por otros sagrados vínculos análogos a ellos a su manera, se obliga el fiel cristiano a la práctica de los tres consejos evangélicos antes citados, entregándose totalmente al servicio de Dios sumamente amado, en una entrega que crea en él una especial relación con el servicio y la gloria de Dios. Ya por el bautismo había muerto el pecado y se había consagrado a Dios; ahora, para conseguir un fruto más abundante de la gracia bautismal trata de liberarse, por la profesión de los consejos evangélicos en la Iglesia, de los impedimentos que podrían apartarle del fervor de la caridad y de la perfección del culto divino, y se consagra más íntimamente al divino servicio. Esta consagración será tanto más perfecta cuanto por vínculos más firmes y más estables se represente mejor a Cristo, unido con vínculo indisoluble a su Esposa, la Iglesia.


En otras palabras, al contrario de lo que dice Pablo, el Concilio sí enseña que hay "unos más consagrados que otros"

 
 Re: El traje eclesiástico: ¿deben los sacerdotes vestir como tales?
Autor: atilio (200.41.42.---)
Fecha:   06-05-03 07:38

Estimado Cesar:
En un todo de acuerdo con lo que manifiestas, podría agregar que nos debería procupar la alarmante disminución de los fieles a concurrir a las misas, a propósito de EE.UU. hacen 35 años concurría el 70% de los católicos a celebrar la Eucaristía semanalmente, hoy sólo lo hace el 20%.
Que "el árbol no nos tape el bosque", deberemos preocuparnos por catequizar a nuestros hermanos. un abrazo, que Dios los bendiga

parral

 
 Re: El traje eclesiástico: ¿deben los sacerdotes vestir como tales?
Autor: José Luis (---.user.ono.com)
Fecha:   06-05-03 10:13



Estimado Atilio, si quieres ver un bosque sin árboles, quizás en el desierto del Sahara puedas estar a gusto, pues un bosque sin árboles, yo no lo llamaría bosque.

Pero este tema del bosque nada tiene que ver con el traje eclesiástico

† Que todo cuanto hay en mí clame siempre: ¡Viva Jesús! Mi lengua, mi corazón, mis pensamientos, mis recuerdos, mis obras todas, selladas estén siempre con esta expresión: ¡Todo por Jesús! (San Enrique de Ossó)

 
 Re: El traje eclesiástico: ¿deben los sacerdotes vestir como tales?
Autor: Luis Fernando (---.58.52.107.proxycache.rima-tde.net)
Fecha:   06-05-03 11:23

JAAAA JA JA JA JA

José Luis, me has hecho reír un rato largo

 
 Re: Minucias en la Liturgia
Autor: Ramón Sevilla (---.prodigy.net.mx)
Fecha:   06-09-03 17:49

Como en el lenguaje hablado y escrito son importantes los pormenores, p. ej. los acentos, las pausas, las comas, los puntos sobre las íes, así en la Liturgia, que es un lenguaje de signos. Y en la Liturgia, la Iglesia como Madre y Esposa nos dice cómo dirigirnos comunitariamente al Padre y a Cristo y cómo tratarlos.

Aquí creo que tiene aplicación el pasaje del Evangelio sobre los preceptos más pequeños (cf Mt. 5, 19). Y todos somos siempre "hijos" de Dios y de la Iglesia e hijos pequeños, porque si no nos hacemos como niños no entraremos en el Reino de los Cielos (Mt. 18, 2). Sin duda que hemos de ser adultos en la fe, pero para con Dios nuestro Padre y la Iglesia nuestra Madre, hemos de ser pequeños hijos obedientes.

 
 Re: El traje eclesiástico: ¿deben los sacerdotes vestir como tales?
Autor: Cesar (---.BRONS.COM.AR)
Fecha:   06-09-03 18:28

Esimado Llanero Solitario:

Tus expresiones son descalificativos más que opiniones o argumentos.

Cito: "Tu forma condecendiente es lamentable cuando dices..., como que si no supieramos esa informacion. Es TRISTE y LAMENTABLE ..."

No me parece la forma adecuada de debatir el tema propuesto.

Cesar

 
 Re: El traje eclesiástico: ¿deben los sacerdotes vestir como tales?
Autor: El llanero solitario (---.dsl.nyc.megapath.net)
Fecha:   06-09-03 19:30

Estimado Cesar:
Entonces no seas CONDECENDIENTE en tus escritos!!!!


Saludos,

El llanero solitario.

 
 Re: El traje eclesiástico: ¿deben los sacerdotes vestir como tales?
Autor: Luis Fernando (---.58.52.107.proxycache.rima-tde.net)
Fecha:   06-09-03 20:00

Ramón, ojalá Dios nos concediera la gracia de ser simplemente eso: hijos obedientes
No hay nada en el mundo que valga tanto como eso.

 
 Re: El traje eclesiástico: ¿deben los sacerdotes vestir como tales?
Autor: guillermo juan morado (---.58.24.107.proxycache.rima-tde.net)
Fecha:   06-10-03 16:27

http://www.churchforum.org.mx/info/Doctrina/Iglesia/sacerdote.htm

 
 Re: El traje eclesiástico: ¿deben los sacerdotes vestir como tales?
Autor: Cesar (---.BRONS.COM.AR)
Fecha:   06-13-03 13:46

Veo que, como en mi caso, te es mucho más dificil ser condecendiente que razonable. Intenta hacer el esfuerzo que vale la pena.
Slds.

Cesar

 
 Re: El traje eclesiástico: ¿deben los sacerdotes vestir como tales?
Autor: El llanero solitario (216.128.75.---)
Fecha:   06-13-03 19:38

Estimado Cesar:
Por favor aceptas tus problemas.

Saludos,

El llanero solitario.

 
 Re: El traje eclesiástico: ¿deben los sacerdotes vestir como tales?
Autor: guillermo juan morado (---.58.24.107.proxycache.rima-tde.net)
Fecha:   06-15-03 16:39

Propongo tratar el tema del debate, sin salirse demasiado de él.
Saludos

 
 Re: El traje eclesiástico: ¿deben los sacerdotes vestir como tales?
Autor: Luis Fernando (---.58.52.107.proxycache.rima-tde.net)
Fecha:   06-15-03 18:05

Propone usted bien, padre

 
 Re: El traje eclesiástico: ¿deben los sacerdotes vestir como tales?
Autor: José Luis (---.user.ono.com)
Fecha:   07-03-03 05:44



Estamos viendo, como hay sacerdotes auténticos, y verdaderos obispos que defienden y practícan lo que aprenden de la Santa Iglesia Católica. Sigue siendo importante recordar que el sacerdote debe serlo, según con las palabras del Papa, en el obrar y en el vestir, pues así es como pueden hacer mucho bien en la Iglesia Católica, y muchas almas con los buenos ejemplos, irán a Dios.

***

(Escrito por mi (Carlos Miguel Buela) y predicado por otro el 25 de marzo de 2003)




Ha querido la Providencia Divina que en este día de la Solemnidad de la Encarnación tenga lugar la imposición de sotanas.

¡Es una ocasión providencial!

Sabemos que Pedro es el Vicario, el que hace las veces de Cristo, de quien profetizó Isaías: Pondré la llave de la casa de David sobre su hombro; abrirá, y nadie cerrará, cerrará, y nadie abrirá. Le hincaré como clavija en lugar seguro, y será trono de gloria para la casa de su padre (Is 22,22-23).

Pedro es el que tiene como misión recordar a los hombres que el amor de Dios es eterno: ¡Oh Yahveh, es eterno tu amor, no dejes la obra de tus manos! (Sal 138,8).

Pedro es el que testimonia la trascendencia de Dios: ¡Oh abismo de la riqueza, de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán insondables son sus designios e inescrutables sus caminos! (Ro 11,33).

Pedro es el que debe recordarnos, permanentemente, que Jesús es el Mesiás y es Dios: Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo (Mt 16,16).

Pedro es, por tanto, la piedra sobre la que se edifica la Iglesia. Es sobre quien se destrozan los poderes del infierno. Es quien tiene las llaves del Reino de los Cielos. Es el que tiene el poder de atar y de desatar.


1. Carta del Papa sobre el hábito

Pues bien, “el que hace las veces de Cristo” envió el 8 de septiembre de 1982 una carta al Cardenal Ugo Poletti[1], Vicario General para la Diócesis de Roma, sobre la disciplina del traje eclesiástico del sacerdote y el hábito religioso.

En esa carta dice que varias veces en los encuentros con los sacerdotes puso “de relieve el valor y el significado de este signo distintivo”.

El valor del hábito eclesiástico está dado “no sólo porque contribuya al decoro del sacerdote en su comportamiento externo o en el ejercicio del ministerio, sino sobretodo porque evidencia en la comunidad eclesiástica el testimonio público que cada sacerdote está llamado a dar de la propia identidad y especial pertenencia a Dios”.

Este signo expresa concretamente nuestro “no ser del mundo” (cfr. Jn 17,14).

Por eso el Papa pedía al Señor –aludiendo al hábito eclesiástico–: “Haz que no ‘entristezcamos’ tu Espíritu... con lo que se manifiesta como un deseo de esconder el propio sacerdocio ante los hombres y evitar toda señal externa”.

Quiere decir en buen romance que los sacerdotes (y seminaristas) que no usan su hábito: Entristecen al Espíritu Santo (Ef 4,30). ¡Son palabras del Vicario de Cristo en la tierra! ¡Son palabras de Pedro!


2. Importancia del mensaje a transmitir

“Tenemos que transmitir un mensaje que se expresa tanto en palabras como en los signos externos, sobretodo en el mundo de hoy, que se muestra tan sensible al lenguaje de las imágenes”

Es un signo que “distingue al sacerdote diocesano del ambiente secular y para el religioso expresa su consagración y pone en evidencia el fin escatológico de la vida religiosa”.

De ahí que:

– Sirva a los fines de la Evangelización (ejemplo de San Francisco de Asís);

– Induce a reflexionar sobre las realidades que nosotros profesamos;

– Hace pensar sobre el primado de los valores que afirmamos en la existencia del hombre;

– se hace más fácil a los otros llegar al misterio, del que somos portadores, a Aquel al que pertenecemos y a Quien con todo nuestro ser queremos anunciar.

– Agrega el Papa: “Debo constatar que razones o pretextos contrarios, confrontados objetiva y serenamente

- con el sentido religioso;

- con las expectativas de la mayor parte del pueblo de Dios;

- con el fruto positivo del valiente testimonio incluso del hábito;
aparecen más bien como de carácter puramente humano que eclesiológico”
En el mundo moderno: “donde se ha debilitado tan terriblemente el sentido de lo sacro, la gente necesita también estos reclamos a Dios, porque no se pueden descuidar sin un cierto empobrecimiento de nuestro servicio sacerdotal”.


3. Está mandado

Para los diocesanos lo manda el Código de Derecho Canónico, en el canon 284: «Los clérigos han de vestir un traje eclesiástico digno...».

Para los religiosos lo manda el Código de Derecho Canónico, en el canon 669: “Los religiosos deben llevar el hábito de su instituto ... como signo de su consagración y testimonio de pobreza. Los religiosos clérigos de un instituto que no tengan hábito propio, usarán el traje clerical...”.

Aquí, en la Argentina, la CEA dispuso que el traje eclesiástico sea el hábito talar (porque llega a los talones) o sotana (que viene de so “debajo se”, del cat. “sota”, del it. deriva de “sotta” debajo), o el clergyman.

La Sagrada Congregación para la Educación Católica, en la Carta a los Seminarios sobre la formación espiritual de los futuros sacerdotes, establece: “La participación en la Eucaristía ciertamente determina el clima espiritual de un Seminario. Y ¿por qué no decir que, tal vez, ahí se redescubriría quizás la necesidad y el sentido del traje sacerdotal, abandonado un poco a la ligera en perjuicio de la pastoral a la que pretendía servir? Varias veces ha llamado la atención el Papa Juan Pablo II sobre la necesidad que tiene el sacerdote de presentarse ante los hombres como lo que es: uno de ellos, es verdad, pero marcado por un signo profundo que lo cualifica y por la misión que Dios le confió entre los suyos y para el mundo. ¿Cómo negar, pues, la evidencia? A los ojos de los fieles y en la conciencia misma del sacerdote se degrada cada vez más el sentido de los “sacramentos de la fe” cuando un sacerdote, habitualmente descuidado en su forma de vestir o plenamente secularizado, actúa como ministro de la Penitencia, de la Unción de los enfermos y sobre todo de la Eucaristía... Muchas veces la transmisión al nivel de lo sagrado no se hace ni siquiera en lo que se refiere a los vestidos litúrgicos prescritos. Esta es una pendiente fatal, en el sentido de inevitable y, sobre todo, en el sentido de desastrosa. El Seminario no tiene derecho a permanecer indiferente ante tales consecuencias. Debe tener el coraje de hablar, de explicarse, de exigir”[2].

Los enemigos de la santa sotana, ¿serán capaces de comprender y valorar el testimonio del Cardenal Alexandru Todea? Éste, en el Sínodo de Obispos para Europa, declaró: “La obra de la evangelización ha de hacerse con el espíritu de adhesión a lo que pide el Santo Padre. Se pueden encontrar dificultades para realizarlo en el apostolado, pero el esfuerzo redunda en beneficio del apóstol. Así, yo salí del Seminario con el propósito de vestir todos los días la sotana y celebrar todos los días la Santa Misa. Pero llegó la hora de la prisión. Uno de mis sufrimientos mayores fue el hecho de que me quitaran la sotana y me impidieran celebrar la Santa Misa. En catorce años de prisión, sólo pude celebrar una vez la Misa, con cadenas en los pies y las esposas en las manos”[3].

Y el Directorio para el ministerio y vida de los presbíteros, de la Sagrada Congregación para el clero, en el n. 66 refiriéndose a la obligación del traje eclesiástico dice: “En una sociedad secularizada y tendencialmente materialista, donde tienden a desaparecer incluso los signos externos de las realidades sagradas y sobrenaturales, se siente particularmente la necesidad de que el presbítero –hombre de Dios, dispensador de Sus misterios– sea reconocible a los ojos de la comunidad, también por el vestido que lleva, como signo inequívoco de su dedicación y de la identidad del que desempeña un ministerio público[4]. El presbítero debe ser reconocible sobre todo, por su comportamiento, pero también por un modo de vestir, que ponga de manifiesto de modo inmediatamente perceptible por todo fiel –más aún, por todo hombre[5]– su identidad y su pertenencia a Dios y a la Iglesia.

Por esta razón, el clérigo debe llevar «un traje eclesiástico decoroso, según las normas establecidas por la Conferencia Episcopal y según las legitimas costumbres locales»[6]. El traje, cuando es distinto del talar, debe ser diverso de la manera de vestir de los laicos y conforme a la dignidad y sacralidad de su ministerio. La forma y el color deben ser establecidos por la Conferencia Episcopal, siempre en armonía con las disposiciones del derecho universal.

Por su incoherencia con el espíritu de tal disciplina, las praxis contrarias no se pueden considerar legitimas costumbres y deben ser removidas por la autoridad competente[7].

Exceptuando las situaciones del todo excepcionales, el no usar el traje eclesiástico por parte del clérigo puede manifestar un escaso sentido de la propia identidad de pastor, enteramente dedicado al servicio de la Iglesia[8]”[9].

Que la Santísima Virgen nos alcance a todos los sacerdotes la gracia que expresaba el Padre Castellani ciando afirmaba: “la sotana se me ha hecho piel”.


P. Carlos Miguel Buela


[1] «Carta del papa al Cardenal Vicario para la diócesis de Roma», L’Osservatore Romano 43 (1982) 673.
[2] cfr. Editorial Claretiana (Buenos Aires 1980) 23.
[3] L’Osservatore Romano 51 (1991) 732.
[4] Cfr. JUAN PABLO II, Carta al Card. Vicario deRoma (8 septiembre 1982): « L'Osservatore Romano », 18-19 octubre 1982.
[5] Cfr. PABLO VI, Alocuciones al clero ( 17 febrero 1969; 17 febrero 1972; 10 febrero 1978): AAS 61 (1969), 190; 64 (1972), 223; 70 (1978), 191; JUAN PABLO II, Carta a todos los sacerdotes en ocasión del Jueves Santo de 1979 novo incipiente (7 abril 1979), 7: AAS 71, 403-405; Alocuciones al clero (9 noviembre 1978; 19 abril 1979): Insegnamenti, I (1978), 116, II (1979), 929.
[6] C.I.C., can. 284.
[7] Cfr. PABLO VI , Motu Proprio Ecclesiae Sanctae, I 25 §2d: AAS 58 (1966), 770; S. CONCRECACIÓN PARA LOS OBISPOS, Carta circular a todos los representantes pontificios Per venire incontro (27 enero 1976); S. CONCRECACIÓN PARA LA EDUCACIÓN CATÓLICA, Carta circular The document (6 enero 1980): « L'Osservatore Romano » supl., 12 de abril de 1980.
[8] Cfr. PABLO VI, Catequesis en la Audiencia general del 17 de septiembre de 1969; Alocución al clero (1 marzo 1973): Insegnamenti VII (1969), 1065; XI (1973),176.
[9] SAGRADA CONGREGACIÓN PARA EL CLERO, Directorio para el ministerio y vida de los presbíteros, n. 66.

Tomado de:
http://www.iveargentina.org/Eventos/anunciacion_2003/sermon.htm

† Que todo cuanto hay en mí clame siempre: ¡Viva Jesús! Mi lengua, mi corazón, mis pensamientos, mis recuerdos, mis obras todas, selladas estén siempre con esta expresión: ¡Todo por Jesús! (San Enrique de Ossó)

 
 Re: El traje eclesiástico: ¿deben los sacerdotes vestir como tales?
Autor: Mol (---.24.192.197.Dial1.Tucson1.Level3.net)
Fecha:   07-10-03 16:36

El tema me parece una frivolidad . Los sacerdotes pueden vestir como les pegue la gana. Lo trascendente, lo medular, está en otro lado.

Saludos

Alx

Cuando soy fuerte...

 
 Re: El traje eclesiástico: ¿deben los sacerdotes vestir como tales?
Autor: José Luis (---.user.ono.com)
Fecha:   07-11-03 02:58




No es un tema frívolo, Mol, todo lo contrario.

Cuando el sacerdote viste con dignidad el Señor está con él, la obediencia no es ninguna frivolidad, ni la humildad, ni la santidad que son imprescindible para la salvación de todos, el buen ejemplo, es la voluntad de Dios de que se debe hacer todo bien.

El alma de naturaleza corrompida, nunca puede ver bien lo que enseña la Santa Madre Iglesia católica, y le puede parecer frivolidad porque no tiene a Cristo en su vida, pues vive engañado por el Maligno.

Ser débil y oponerse a la Iglesia católica, es no querer salir de su propia corrupción, no renuncia a su debilidad, es pecar contra el Espíritu Santo. Tus comentarios no son muy edificantes que digamos, pues hay mucho engaño.

† Que todo cuanto hay en mí clame siempre: ¡Viva Jesús! Mi lengua, mi corazón, mis pensamientos, mis recuerdos, mis obras todas, selladas estén siempre con esta expresión: ¡Todo por Jesús! (San Enrique de Ossó)

 
 Re: El traje eclesiástico: ¿deben los sacerdotes vestir como tales?
Autor: Teresa Parga Lopez (---.58.8.107.proxycache.rima-tde.net)
Fecha:   07-11-03 13:20

Un sacerdote que no solia usar mucho la sotana. y que ahora anda siempre con ella. Contaba un día en Misa, como llego a esa decisión.
"Me encontraba(dijo) viendo un desfile militar que se celebraba en La Coruña, en compañía de una hermana y de su hijito pequeño. El Niño. un diablillo de 5 años. No paraba de hacer preguntas sobre aquellos hombres. y de por que vestian asi. Porque son soldados. militares al servicio del Rey. y ese uniforme quiere decir que estan a su servicio, como aquel día llevaba sótana. El niño pregunto ¿Y tú llevas esta ropa, porque estas al servicio de Jesús?. Claro, le respondi"
Prosiguio el sacerdote diciendo
"dos días más tarde en un café, estabamos mi hermana, mi cuñado sus 3 hijos, entre ellos el más pequeño. yo iba de paisano. y en una mesa contigua estaba un militar un coronel con su traje y graduacciones correspondientes. De pronto el niño, me agarro del brazo, y dijo
"tio. tio. mira ese señor hoy también esta de servicio al Rey, tú hoy no estas de servicio a Jesús"; "No pude contestarle, porque una vez más se había cumplido lo dicho por El Señor. de la boca de los niños salen las verdades. Por eso ahora, me veran siempre con sótana, porque los sacerdotes estamos de Servicio a Nuestro Rey Jesús y a los hermanos las 24 horas."
No les doy mi opinión personal
Pero ya me diran que les ha parecido esta anecdota real
Maite

Teresa Parga Lopez(Maite)

 
 Re: El traje eclesiástico: ¿deben los sacerdotes vestir como tales?
Autor: Mol (---.24.192.43.Dial1.Tucson1.Level3.net)
Fecha:   07-11-03 18:23

Lo que crítico Pepe es tu actitud tan mojigata y gamzoña, tu ausencia de contemporaneidad, la falta de crítica en tus palabras. ¿Crees que es un pecado señalar lo que yo considero no es adecuado a mi iglesia? ¿Crees que la jerarquía institucional es inmejorable ya, ergo no pueden ajustarse las tuercas? ¿crees que la vida del cristiano es la del santón iluminado que evade el compromiso social con sus hermanos, la alegría, la esperanza, la felicidad completa del Reino que vamos construyendo? Tu parecido con los ultraconservadores evangélicos no es casual.

Dices que mi alma es corrompida, eso es cierto, sólo que a ti no te compete calificarlo. Si has llegado a esa conclusión es porque consideras que no hay más camino que el tuyo, que no hay mácula considerable en tu conducta. Eso se llama desdén, soberbia y cobardía. Me gustaría conocer todos tus pecados José Luis, así te sentiría completamente mi semejante.

Si comentarios edificantes son aquellos en los que, a priori, tengamos que estar todos de acuerdo: yo no sé que discutimos entonces.

Saludos

Alxd

Cuando soy fuerte...

 
 Re: El traje eclesiástico: ¿deben los sacerdotes vestir como tales?
Autor: El llanero solitario (216.128.75.---)
Fecha:   07-14-03 11:48

Estimada Teresa:
Gracias por tu anecdota, la pondre en mi archivo.

Saludos,

El llanero solitario.

 
 Re: El traje eclesiástico: ¿deben los sacerdotes vestir como tales?
Autor: José Luis (---.user.ono.com)
Fecha:   07-14-03 12:31




Llanero, que Teresa está en uno de los pisos de abajo, si quieres coge el ascensor, y no te canses.

† Que todo cuanto hay en mí clame siempre: ¡Viva Jesús! Mi lengua, mi corazón, mis pensamientos, mis recuerdos, mis obras todas, selladas estén siempre con esta expresión: ¡Todo por Jesús! (San Enrique de Ossó)

 Vista en eslabones   Tema más Actual  |  Tema más Antiguo 


Importante: Estos foros fueron cerrados en octubre de 2005, y se conservan únicamente como banco de datos de todas las participaciones, si usted quiere participar en los nuevos foros solo de click aquí.

Copyright 2003 - 2005 (c) Catholic Net, Inc. Todos los derechos reservados.
Ir a Catholic.net